FLORES JAPONESAS: TODOS LOS SÍMBOLOS Y SIGNIFICADOS DE LA TRADICIÓN

Las flores son una parte integral de la cultura japonesa. En la vida cotidiana los encontramos como motivos ornamentales en los kimonos, en las obras de arte, e incluso en los documentos oficiales como los pasaportes y los sellos del gobierno. Esta importancia que se le da a las flores proviene del amor del pueblo japonés por todas las criaturas vivientes. Los que han visitado Japón habrán notado el profundo respeto y la admiración casi sagrada por la naturaleza. El cambio de estaciones y los cambios resultantes en el paisaje encuentran su mayor expresión en estas tierras orientales. Los períodos de siembra y floración definen con precisión los ritmos naturales y se esperan como una verdadera cita con la vida, en la que contemplar las maravillas de la creación. Acerquémonos a las muchas variedades de flores japonesas, cada una con su propio significado específico.

EL SIMBOLISMO DE LAS FLORES EN JAPÓN

La espiritualidad de los japoneses está en el origen de sus creencias y la particularidad de su cultura. Las flores tienen un valor muy arraigado entre estas personas. Piensa en el típico arte japonés de arreglar las flores con elegancia. Del nombre de Ikebana, que literalmente significa “flores vivas”, la palabra en sí es una prueba más del amor japonés por la vida y la naturaleza.

Si en Occidente hemos perdido un poco esta tradición, en Japón dar flores sigue siendo un gesto de profundo valor simbólico. No sólo las mujeres, sino también los hombres los reciben como un regalo. Es el más clásico y estimado de los regalos. Su función, de hecho, es transmitir mensajes que no pueden ser expresados con palabras. Para ello, cada variedad de flor debe ser asociada a un símbolo específico. En este artículo analizaremos las principales flores japonesas y describiremos todas sus referencias simbólicas y significados ocultos.

EL IDIOMA JAPONÉS DE LAS FLORES

Interpretar correctamente lo que significan las flores es una práctica tan importante en Japón que su idioma tiene un nombre específico, que es Hanakotoba. Como en una gran enciclopedia, cada flor se asocia con una virtud específica o un rasgo distintivo, que proviene de la historia, la tradición o sus cualidades intrínsecas.

SAKURA: MADERA DE CEREZO

El cerezo es el símbolo por excelencia de Japón. ¿Quién no se ha encontrado con fotos de un paisaje japonés, maravillosamente inmerso en tonos de rosa? Son las flores de cerezo, un icono del país. Su florecimiento es de hecho considerado el principal evento de la primavera japonesa. Un símbolo de delicadeza y amabilidad, es conocido por su elegancia y belleza. Como su floración es corta pero al mismo tiempo intensa, esta flor representa la transitoriedad de la existencia. La vida terrestre es transitoria y todo está destinado a marchitarse tarde o temprano, desde la belleza a la juventud, desde la fama a la riqueza. Así como el cerezo renace cada primavera, también la vida humana es un eterno retorno de todas las cosas, en una visión cíclica del tiempo en el que uno está llamado a disfrutar de la belleza en su máxima expresión.

Hay una leyenda que dice que los cerezos en flor eran originalmente blancos. Un día, sin embargo, un emperador decidió enterrar los cuerpos de sus valientes samuráis que murieron en combate bajo ellos. Los árboles se alimentaron de su noble sangre y tomaron su característico tono rosado. Gracias a esta creencia, el cerezo también está ligado al simbolismo del samurai.

HASU: LOTO

El loto simboliza la pureza del alma. El significado alegórico al que se refiere está ligado a su particularidad. El loto nace en estanques. Sus raíces se hunden en el fondo fangoso y los pétalos descansan en la superficie del agua. Por lo tanto, representa el camino del hombre al paraíso. Del barro, las impurezas de la vida terrestre, se eleva con su largo tallo a través del agua, un símbolo de iluminación. Cuando emerge puede finalmente desatar toda su belleza, como un alma pura que llega al cielo.

KIKU: CRISANTEMO

Si para nosotros representa la muerte, para los japoneses el crisantemo es en cambio un símbolo de inmortalidad. Como florece en invierno, sobreviviendo al frío y al clima, se asocia con los valores de fuerza y resistencia. Por esta razón también es un símbolo imperial, un símbolo imperial que representa la solidez de la familia. Se celebra el 9 de septiembre en el Día del Crisantemo. Una costumbre en esta ocasión es bañar la piel con su savia, considerada un símbolo de juventud y longevidad.

UME: FLOR DE CIRUELA

Como el cerezo, florece en los meses de invierno a partir de un manto de nieve. El coraje con el que supera las adversidades del invierno la convierten en una flor con profundas referencias simbólicas. Fuente de esperanza ante las dificultades de la vida, también representa la nobleza de los buenos sentimientos, que se elevan por encima de los obstáculos para expresarse en toda su grandeza y esplendor.

TSUBAKI: CAMELIA

Símbolo del amor eterno y la espera, la camelia está ligada a una antigua leyenda. Érase una vez en la isla de Honsu una cruel serpiente que pedía el sacrificio de una doncella cada año. El dios del viento lo mató con una espada para librar al pueblo de la maldición. Cuando lo colocó en la hierba, las gotas de sangre lo volvieron rojo. Nació un arbusto con flores blancas y manchas rojas, llamado Rosa del Japón. Su peculiaridad es que no pierden sus pétalos sino que caen enteros de la planta. Simbolizan las vidas de las jóvenes que fueron truncadas antes de tiempo por la terrible serpiente.

BOTAN: PEONIA

También llamada la Reina de las Flores, es un símbolo de buena suerte y coraje. Narra las antiguas creencias populares de que muchas niñas nacieron de la flor de la peonía. Habiendo llegado finalmente al mundo de los humanos, declararon su amor a su alma gemela. Por lo tanto, es una flor de buena suerte. También representa la alegría y la fertilidad en la vida matrimonial.

FUJI: GLICINA

La glicinia, hecha de muchas flores inseparables entre sí, es un símbolo de auténtica amistad. Siendo una planta muy duradera, que tiene incluso más de un siglo, también tiene un fuerte significado de inmortalidad. Lo encontramos representado en los escudos de las familias japonesas como un símbolo de longevidad y unión.

Deja un comentario