Nuestro mundo llega a su fin

Eran las 7 de la mañana cuando sonó la alarma. A esas horas yo normalmente me levanto, desayuno, me lavo los dientes y voy al trabajo.

De camino al trabajo recuerdo escuchar en la radio que las principales autoridades del mundo estaban alertando de unos cambios en el espacio. 

Como muchas de las noticias de esa índole esa noticia pasó desapercibida por la gente como algo de poca importancia,  pero dos semanas después todo cambió.

Recuerdo oír por la radio a las autoridades alertando a la gente de que no saliera de casa por precaución. Nadie sabía por qué y los medios no daban más explicaciones.

Todo comenzó aquella tarde de martes de febrero cuando por primera vez vimos en el cielo una especie de nave gigantesca que cubría con su sombra casi toda la ciudad. Con mucha preocupación encendimos la televisión y decían que había al menos 10 naves como esa en otros puntos del planeta.

Aquella noche se formó el caos en todo el mundo, la gente estaba acojonadisima y no sabía si huir a algún punto o quedarse en casa como decían en la tele.

Nosotros nos decidimos en un principio por la segunda opción que era la de quedarse en casa esperando más noticias.

Por la mañana muy temprano y con el jaleo formado en la calle encendí la tele y decían que no se había establecido contacto con aquellas naves y que los principales países iban mandar a los militares para poder establecer algún tipo de contacto.

El primero de ellos como es de costumbre fue EEUU. Con todo televisado mando un helicóptero hacía una de las naves que se encontraba encima de Washington pero no puedo aterrizar en ningún lado ni encontrar ninguna puerta.

Después de aquello estaba claro que había que pensar en lo peor y prepararse para algo terrible.

Y efectivamente aquel miércoles por la tarde fue el inicio del fin de la raza humana. A la misma hora todas las naves empezaron a proyectar una luz sobre un punto concreto en la tierra. 

Recuerdo ver en la tele cómo de esas luces saliendo una especie de naves más pequeñas y empezaban a disparar a la gente. Después de eso el caos era total.

Nosotros lo primero que pensamos fue coger el coche y salir de la ciudad lo antes posible y a poder ser refugiarnos en las montañas.

De camino al coche vimos también a los vecinos que se iban a las montañas igual que nosotros. La salida de la ciudad fue demasiado complicada ya que la mayoría de la gente estaba haciendo lo mismo que nosotros.

Con un poco de suerte logramos salir de la ciudad sin ser disparados por aquellas naves y llegamos al primer pueblo en la montaña. 

Aquel estaba como muerto, la gente estaba metida en casa y por la calle no había ni un alma.

Paramos en una cafetería y tenían la radio puesta. Por lo visto se había armado el caos en todo el globo, todos los mecanismos de defensa habían sido desactivado por aquellas naves. El mundo estaba sumido en la obscuridad.

Para estar más seguros decidimos abandonar aquel pueblo y adentrarnos más en la montaña pero ya no había escapatoria.

10 días después todo el planeta estaba ya bajo control de aquellos seres a los que se hacen llamar “Los Magdulls“.

Los Magdulls son unos seres de otro planeta que llegaron  con la intención de apoderarse de la tierra ya que su planeta se estaba muriendo.

Su primer objetivo era exterminar la mayor parte de la humanidad y esclavizar los que quedamos.

Por desgracia su plan había funcionado a la perfección. Muerta más de la mitad de la población del planeta el resto nos enfrentamos a la esclavitud eterna para construir un planeta nuevo para ellos.

Deja un comentario