SIMBOLISMO DEL GNOMO, ELEMENTO SÍMBOLO DE LA TIERRA Y SU SIGNIFICADO

El primer uso del término se utiliza en la magia y la alquimia del Renacimiento en los años posteriores a 1493, y se debe a Paracelso, un médico, alquimista y astrólogo suizo, que deriva la palabra gnomo de la raíz griega gnosis (conocimiento), y la utiliza para identificar un espíritu chthoniano, es decir, vinculado a la tierra y a sus entrañas profundas.

Partiendo de esta suposición, Paracelso cree que los gnomos son capaces de moverse dentro de la tierra tan fácilmente como los hombres se mueven sobre ella; y de nuevo, considera que los rayos del sol son capaces de convertir a los gnomos en piedra.

Todo sobre el gnomo

¿Pero quiénes son los gnomos? ¿Qué simbolismo encarnan? Habitantes del bosque, alcanzan una altura máxima de 15 centímetros, y tratan de no hacerse visibles a los hombres. Los gnomos macho viven, como promedio, hasta los 900-950 años, y alcanzan la madurez alrededor de los 300, cuando la barba, muy importante como símbolo de fiabilidad, se vuelve gris. Suelen llevar pantalones pesados, botas de invierno y una chaqueta atada con un cinturón, además, obviamente, del infalible y muy conocido sombrero rojo de punta. Los gnomos femeninos tienen una mayor longevidad, llegando incluso a los mil años de edad. Vestidos con ropa bordada y sombrero verde puntiagudo, de adultos llevan dos bonitas trenzas rubias, escondidas bajo un pañuelo después de la boda.

En cuanto a si son o no amables y amistosos con los hombres mismos, la leyenda dice que estos pequeños seres pueden concentrarse en distraer nuestros pensamientos o nuestras acciones, e incluso usar expediciones no demasiado “nobles” en aquellos que quieren engañar, con el fin de vengar la violencia perpetrada contra su amada tierra.

En efecto, el gnomo pertenece al elemento Tierra, uno de los cuatro elementos de la naturaleza, junto con el fuego, el aire y el agua, que son la base del orden de las cosas y la organización del Universo. El fuego y el aire se consideran elementos activos, actuando sobre un objeto para modificarlo, mientras que el agua y la tierra se consideran elementos pasivos, lo que indica una especie de estasis. Pero la Tierra es el “símbolo” de la claridad, de la verdad, de la vida en otras palabras, y, como tal, es el elemento más vinculante de todos, permitiendo el conocimiento y la comprensión de todos los conceptos y enseñanzas. Indica el hogar, la pertenencia, la sabiduría tribal y ancestral, y la reunión de todas las cosas que necesitan su poder equilibrador.

Simbología

Y la simbología del gnomón-tierra “se mueve” en estos parámetros: perteneciendo a la Tierra, el gnomón gobierna todo lo relacionado con la materia, y representa la estabilidad, la seguridad, la posesión, el orden. Y también paso seguro, protección, solidaridad, razonamiento con un fuerte sentido práctico y no con la cabeza en las nubes. En el esoterismo el símbolo de los gnomos es el pentagrama o la “piedra mágica”, ya que ambos expresan la solidez de la materia.

Con el paso del tiempo, después de la primera “acuñación”, debido a Paracelso, como se indica al principio del tratamiento, el gnomo comienza a aparecer en los cuentos de hadas de la tradición folclórica germánica, por ejemplo en los de los famosos hermanos Grimm.

Aquí hay uno. Una pobre chica, muy laboriosa, solía barrer la casa a diario, echando la basura en una gran pila delante de la propia casa. Un día encontró una carta en ella, y al no poder leerla, se dirigió a su amante: el contenido contenía una invitación de los gnomos para bautizar a un niño.

Después de las dudas y preocupaciones iniciales, la chica aceptó, y fue llevada por tres gnomos a una cueva en una montaña. Allí todo era de proporciones diminutas, pero muy lujoso y suntuoso: sólo hay que pensar en la cama de ébano con perillas de perlas en la que se encontraba la puerpera, los edredones y el baño de oro, la cuna de marfil.

Después de actuar como madrina, la joven quería volver a casa, pero los gnomos le rogaron que se quedara con ellos tres días más. Así sucedió, y durante su estancia, la chica estaba rodeada de tanto afecto y amabilidad. Y cuando llegó el momento de su regreso, sus bolsillos se llenaron de oro, un regalo de los pequeños seres. Pero para su asombro, su ausencia no duró tres días, sino siete años. Y durante este tiempo, su amante había fallecido.

Deja un comentario