SOÑAR CON UN PERRO: ¿QUÉ SIGNIFICA SOÑAR CON PERROS?

Es, por definición, el mejor amigo del hombre, leal y fiel, compañero de vida histórica y de caza, que defiende a su amo sin vacilar, incluso a riesgo de su propia vida. Soñar con un perro, por lo tanto, tiene un significado mayormente positivo y auspicioso: un símbolo de obediencia y dedicación, garantiza la protección de aquellos cercanos a él y un sólido vínculo de amistad.

Evidentemente, como cualquier otra imagen onírica, está sujeta a asumir diferentes significados, diferentes claves de interpretación, teniendo en cuenta también el contexto en el que aparece el perro, sus características, por ejemplo en relación con la raza o el color, el comportamiento y las reacciones de los que sueñan con él, el momento particular que atraviesa. Sin descuidar, pues, otra lectura, que ve en el amigo del hombre su aspecto diabólico, transformándolo en Anubis, responsable del pesaje del alma, y en Cerbero, guardián del inframundo con tres cabezas.

LO QUE SIGNIFICA SOÑAR CON UN PERRO

Hay tres significados principales asumidos por el perro durante la actividad de los sueños.

En primer lugar, puede representar su parte más instintiva, la más auténtica y sincera, que tal vez no surge en la vida cotidiana. O puede simbolizar a una persona que presta su ayuda en un momento delicado y difícil, mostrando el mejor camino a seguir, y esto porque el perro encarna la fidelidad, la amistad y la protección.

Otra lectura es la relacionada con la agresión, cuando indica una ira reprimida, mantenida en el interior durante demasiado tiempo; en otros casos, en cambio, un perro feroz puede denotar individuos pendencieros o violentos con aquellos que sueñan con él, connotando el propio sueño con colores oscuros y sombríos.

Soñar un perro puede, además, ser un símbolo de una persona querida, cercana a ti, a la que quieres mucho (tu marido o tu hijo, por ejemplo): en este caso es fundamental un análisis cuidadoso de todos los detalles del sueño, para comprender mejor los sentimientos que esta persona tiene hacia aquellos que le han hecho protagonista de su actividad onírica.

Esta “humanización” del perro – a veces también en forma de perros muy grandes, que caminan o hablan – es una verdadera señal enviada por la conciencia, por el yo más oculto, una especie de “espía” para que se acepten situaciones que la mayoría de las veces se niegan incluso a uno mismo.

LAS DIFERENTES FORMAS EN QUE LOS PERROS APARECEN EN LOS SUEÑOS Y LO QUE SIGNIFICAN.

Como se mencionó al principio, el perro en el sueño es una presencia muy rica en significados, significados que dependen de todo tipo de elementos que caracterizan el propio sueño: el contexto particular en el que aparece este animal, su tamaño o raza, así como la actitud mostrada hacia él. A continuación analizamos las situaciones más frecuentes que pueden ocurrir.

Un perro agresivo, que ladra, gruñe o muerde, es una pesadilla muy extendida no sólo entre los niños sino también entre los adultos, y se caracteriza por una constante repetición: el soñador manifiesta el deseo o la necesidad de ponerse en contacto con la persona que encarna el perro -un padre en el caso de los niños, cualquier otra persona agresiva en el caso de los adultos- pero al mismo tiempo le teme.

Un perro rabioso puede representar su propia agresividad reprimida, un perro persiguiendo una situación que oprime al soñador.

Un perro triste, llorando o gritando, enfermo, herido o sangrando, simboliza su propio lado instintivo, reprimido durante demasiado tiempo; abusado, torturado o mutilado denota las heridas que ha recibido, que han desgarrado el alma.

Un perro que ha muerto o está muriendo indica la necesidad de recuperar su parte vital para recuperar el bienestar perdido; en cambio, un lisiado representa probablemente una persona que necesita ayuda.

Un perro callejero, abandonado o sucio puede ser el símbolo de un individuo al margen de la sociedad o abandonado por su familia, y ese individuo puede ser el soñador.

El color del perro también contribuye a una mejor interpretación del sueño. Así que, si es blanco, indica una figura protectora, casi un ángel guardián, pero también cosas nuevas que vienen; si es negro, denota falsas amistades, traición, pero también miedo.

Soñar con perros de caza simboliza buenas ganancias, negocios exitosos, esperanzas; lujo, pasatiempos placenteros; un perro guardián representa a la esposa del soñador y asegura su lealtad.

Soñar con cachorros, que hacen fiestas, es finalmente una indicación de una profunda necesidad de afecto, consideración y aprecio, pero también puede denotar la parte instintiva de uno en un “vestido” amistoso y reconfortante.

Deja un comentario