SUEÑOS RECURRENTES: SIGNIFICADO ONÍRICO Y CÓMO SUPERARLOS

El sueño permite al hombre acceder a una dimensión fascinante y desconocida: la del inconsciente. Por esta razón, uno siempre se ha sentido irremediablemente atraído por el mundo de los sueños. Los sueños recurrentes, entre todos los tipos, son los que más intrigan al soñador. Ahora, juntos, trataremos de averiguar más sobre los sueños recurrentes, por qué en algunos períodos se producen más a menudo y cómo superarlos.

¿QUÉ SON LOS SUEÑOS RECURRENTES?

Mientras dormimos nuestra parte consciente, es decir, la parte que logra hacernos percibir el mundo real, nos dormimos y dejamos espacio para el inconsciente. Este último, por otra parte, representa la parte más irracional de nosotros, aquella en la que residen las emociones y sentimientos profundos que no podemos controlar.

Este cambio hace que las imágenes basadas en lo que el inconsciente siente (a menudo sin nuestro conocimiento) se transmitan durante el sueño. Los sueños recurrentes, como cualquier otro tipo de sueño, se basan en este principio.

No es difícil entender, por lo tanto, que cuanto más insistente se manifiesta un sueño, más nuestro inconsciente trata de decirnos algo importante. Lo mismo se aplica a todos esos elementos recurrentes que a menudo encontramos dentro de un sueño como el escenario, los protagonistas y las acciones.

Los sueños recurrentes no son más que intentos de dialogar con nosotros mismos y con nuestra parte más profunda y desconocida. Por esta razón nunca deben ser ignorados, sino más bien analizados y comprendidos.

EL ANÁLISIS DE LOS SUEÑOS RECURRENTES

Aprender a entender y conocerse es esencial para vivir una vida feliz y pacífica. Ser capaz de entender (al menos en parte) tus sueños es una gran manera de analizarte a ti mismo y descubrir tus debilidades.

¿Pero cómo entiendes el significado de tus sueños recurrentes? Un método es, sin duda, seguirles la pista. El sueño, por naturaleza, es fugaz y confuso. Al poco tiempo de despertar, olvidas los detalles y después de unas horas del sueño queda muy poco grabado en tu memoria. Por eso es importante escribirlo tan pronto como se despierte, para anotar las cosas esenciales y las partes que han desencadenado más emociones.

Llevando un diario de sueños podrás encontrar analogías, imágenes recurrentes y analizarlas. Sin embargo, hacer esto no es fácil y a veces se necesita la ayuda de un experto. Sin embargo, con constancia y precisión, puede lograr excelentes resultados por sí mismo.

Otro “problema” de la interpretación de los sueños es elegir la escuela de pensamiento que quieres adoptar. Freud, el famoso psicoanalista, creía que los sueños son la expresión de deseos y conductas reprimidas (especialmente en el pasado y en la desfachatez). Analizar los sueños, para él, significaba cavar en las profundidades del hombre para encontrar sus más oscuros y brutales impulsos inconscientes sin ser engañado: es decir, que uno ve es sólo una fachada; el verdadero significado del sueño es ser desencriptado.

Para Jung, en cambio, el análisis del sueño no tiene por qué centrarse en el pasado y en los complejos no superados de la infancia. Según su pensamiento, toda representación de un sueño puede estar conectada con el presente o el futuro. Uno puede tener sueños compensatorios, que apuntan a “resolver” situaciones no terminadas durante el día, o sueños finalistas, que apuntan a alcanzar una meta en el futuro.

En resumen: Jung no niega las teorías de Freud pero cambia su punto de vista. El sueño, en esta perspectiva más completa, surge de comportamientos reprimidos del pasado pero puede orientarse en el presente y en el futuro.

IMÁGENES

Según Jung, los sueños se expresan a través de imágenes arquetípicas y simbólicas y pueden ser interpretados de manera objetiva o subjetiva, según el caso. Soñar con tu madre, si tienes una buena relación con ella, puede simbolizar el arquetipo femenino y el alma, no necesariamente un problema no resuelto con la mujer en cuestión.

Imagina que conocer los principales arquetipos es una gran manera de analizar tus sueños, descifrarlos y entender lo que tratan de decirnos.

¿CÓMO SUPERAR LOS SUEÑOS RECURRENTES?

Como dijimos, analizarlos y comprenderlos es el primer paso para hacerlos desaparecer (especialmente si son casi más pesadillas que sueños). Aquí hay algunos consejos para hacerlo lo mejor posible:

  • Parece trivial, pero mantener el bolígrafo y el papel en la mesilla de noche es el primer paso esencial para remediar el problema. De esta manera puedes escribir inmediatamente el sueño en detalle tan pronto como te despiertas.
  • Cada elemento del sueño podría resultar esencial, así que es importante escribir todo lo que recuerde en detalle.
  • Otras cosas importantes que hay que anotar son los colores del escenario (caliente o frío), los sonidos, las sensaciones que evoca y la descripción precisa de las personas que lo componen.
  • Una vez que has hecho todo esto, tienes que detenerte a pensar en tu vida y hacerte algunas preguntas: ¿Qué me asusta? ¿Qué ha cambiado desde que apareció el sueño? ¿Qué quiero mejorar en mi vida? ¿Cómo son mis relaciones con la gente? ¿Cómo va el trabajo y la escuela? Y tienes que buscar las respuestas, aunque sean dolorosas y tengas miedo de enfrentarlas.
  • Si encuentras el problema, tienes que aceptarlo y procesarlo primero. De esta manera el sueño desaparecerá, aunque no tenga solución todavía y será reemplazado por otras imágenes oníricas.
  • Otro consejo es ser paciente, las respuestas vienen con el tiempo, no hay que desanimarse.

Deja un comentario